Calma la ansiedad con los recursos de la naturaleza.

Los síntomas de un ataque de ansiedad pueden influir negativamente en la vida diaria. Existen soluciones naturales para prevenirlos …

Lavanda

La lavanda es valorada por su aroma único, así como por sus numerosas propiedades medicinales. Sus flores se utilizan principalmente en forma de aceite esencial para calmar la ansiedad. Contra los trastornos de ansiedad, vierte de 3 a 4 gotas de aceite esencial de lavanda en un difusor interior o en tu baño en el que agregarás una taza de bicarbonato de sodio. En la medicina herbal, la lavanda se recomienda a la hora de acostarse, en té de hierbas, para dormir mejor.

Kava (o kawa)

La kava es una planta de las islas del Pacífico con propiedades ansiolíticas, tranquilizantes, analgésicas y espasmolíticas. En la fitoterapia se considera un valioso aliado para aliviar los síntomas relacionados con la ansiedad, la ansiedad y el mal manejo del estrés. Kawa se puede encontrar  en tabletas, cápsulas o extracto estandarizado en tiendas de alimentos orgánicos y algunas farmacias (lea más sobre la dosis de kava) .

Una mezcla de plantas para reducir la ansiedad.

La mezcla de espino, pasiflora, tilo y valeriana es muy eficaz para contrarrestar la ansiedad. Estas plantas no provocan efectos secundarios y su consumo no requiere precauciones especiales. Esta composición a menudo está disponible en farmacias o tiendas de alimentos orgánicos. Tomados por separado, también dan buenos resultados.

Métodos suaves

La práctica regular de las llamadas actividades físicas “suaves” ayudaría a generar más bienestar en el día a día.
El tai chi mejora la salud mental con énfasis en el control de la respiración. También promueve una mejor conciencia del propio cuerpo. Qi Gong trabaja la concentración y, por lo tanto, mejora la energía vital y promueve la relajación. El yoga es un método de desarrollo personal que facilita la relajación mental y muscular. Esta técnica se utiliza cada vez más en Occidente.

Estas técnicas te permiten vaciarte y concentrarte en ti mismo, dejando de lado los problemas cotidianos. Aprender a respirar correctamente es esencial para practicar estos enfoques.

Ejercicio físico

Además de garantizar una buena salud física, la práctica de un deporte también ayuda a garantizar una buena salud psicológica. Durante el entrenamiento, el cerebro segrega serotonina (= molécula que interviene en los cambios de humor), lo que contribuye a la relajación y asegura una mejor calidad del sueño.

Terapia musical

Escuchar y concentrarse en música suave y relajante ayuda a calmarse y a dejar de lado las fuentes de ansiedad.

Medicinas naturales

Si los ataques de ansiedad o ansiedad son frecuentes, no dude en recurrir a terapias naturales. La acupuntura es una medicina china que se basa en un enfoque energético. Las agujas insertadas debajo de la piel estimulan puntos específicos que trabajan con el coeficiente intelectual (= energía vital). 
La talasoterapia también da buenos resultados sobre la ansiedad mediante el uso de agua de mar y elementos del medio marino. El alga espirulina es rica en hierro, magnesio y vitamina B12, lo que ayuda a aumentar su resistencia al estrés. Se puede espolvorear sobre todas las comidas preparadas.

 

¡IMPORTANTE!

Los cuidados con productos naturales o caseros pueden ser efectivos, pero debes saber que en muchos casos, no tendrás resultados inmediatos. Si tienes cualquier duda, es recomendado que consultes con tu médico de cabecera.

Muchas Gracias por tomarte el tiempo de leer este artículo que lo hicimos con mucho amor y cariño para ti, Dios te bendiga.

Por favor regálame un me gusta y yo te regalare una sonrisa, Gracias.

Este sitio web no tiene la intención de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médicos. ¡¡Si te lo has encontrado interesante comparte este conocimiento con tus amigos y familiares!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *